Iniciar sesión 
Propietarios
18 alojamientos rurales disponibles en Zamora
seleccionados especialmente para ti

Casas rurales Zamora .com

0 de ellos me encantan Favorito
Vive el turismo rural

¿Qué visitar en Zamora?

Castillo del siglo XV, atribuido a Juan de Ulloa y su esposa María de Sarmiento. Muy bien conservado en su exterior. La torre alberga la exposición permanente sobre los castillos españoles como escenario cinematográfico, “Historias de luz y piedra”.
Zamora es la Ciudad-Museo del Románico. El casco antiguo alberga una veintena de iglesias románicos entre las que destaca su catedral vieja. Su cimborrio, especialmente, es una auténtica maravilla arquitectónica que sigue asombrando.
Típicos corrales de cabras de la zona, hoy ya en desuso que parecen una pequeña ciudad para liliputienses en un entorno digno de ser visitado, muy cerca de los Arribes.
La colegiata de Toro actual es una voluminosa construcción del románico tardío cuya estampa impone una fuerte impronta estética como en pocos casos en el románico español
El corazón de Sanabria lo constituye sin duda el Lago de Sanabria, de 51 metros de profundidad. Es el mayor lago glaciar de la península y epicentro del Parque Natural de Sanabria. Flora y fauna complementan la belleza de lago con sus truchas.
Avutardas, gansos, garzas, avefrías y zarapitos pueblan este espacio zamorano. Las Salinas. La Reserva Regional de las Lagunas de Villafáfila ocupa una extensión total de treinta y dos mil hectáreas y acoge más de ciento diez clasificaciones de aves.
Se trata de una peña de gran tamaño y esférica que se encuentra en lo alto de una cerro que corona lo que fue el Castro de San Mamede. Este punto es visita obligada para contemplar unas expectaculares vistas de los Arribes del Duero difíciles de olvidar.
Inaugurado en 1914, fue pionero en la utilización del hierro como material principal. Se encuentra en un llamativo paraje natural y su altura sobre el agua es de 90 metros. Une las comarcas de Aliste y Sayago en los Arribes del Duero.
La iglesia de San Pedro de la Nave es de origen visigodo. Construida en el siglo VII, resalta su sencillez arquitectónica con decoración abstracta en el piso y otra hispano-romana en los capiteles historiados que, pese a su sencillez, siguen fascinando.
Constituye el principal monumento artístico de Benavente, y está situada en el centro de la villa. Hacia ella se derraman o confluyen la calles más importantes. Debió comenzar a construirse al repoblar la villa Fernando II hacia 1180, como otra iglesia.